El acné y el embarazo

De la misma manera que aparece acné con la menstruación, también aparece con el embarazo. Es muy usual que las mujeres que se quedan embarazadas sufran de acné o se les acentúe. La causa es la misma por la que aparece acné durante la regla: los niveles hormonales cambian. Cuando una mujer queda embarazadas, las glándulas sebáceas producen más grasa y por tanto, la posibilidad de que se obstruyan los poros de la piel, es mucho mayor.

El acné en el embarazo

La mayor parte de las veces el acné aparece con mucha más fuerza en los primeros tres meses y según va avanzando la gestación, el acné desaparece. Lo normal es que si no se sufría de acné antes del embarazo, éste desaparezca por completo como muy tarde a los dos meses de haber dado a luz. Pero, ¿que es lo más importante que se debe saber sobre el acné y el embarazo? Los medicamentos que puede tomar una mujer embarazada están muy limitados ya que en su mayoría, pueden afectar al feto. No se deben consumir medicamentos y en ocasiones ni siquiera productos de belleza sin antes consultar a su médico sobre los ingredientes de los mismos.

El acné y el embarazo

Aléjate de cualquier medicamento que contenga isotretinoína. Se han comprobado casos en los que produce efectos secundarios graves sobre el futuro bebé y son muy peligrosos. La isotretinoína solo se utiliza en casos de acné extremadamente graves y nunca en mujeres embarazadas.

Pero no debes preocuparte por medicamentos específicos. Debes saber que no debes consumir ningún tipo de medicamento en general, sea cual sea su aplicación sin antes consultar a tu médico. Antes de comenzar un tratamiento contra el acné, consulta a tu ginecólogo. No bajes la guardia cuando hayas dado a luz, la lactancia también debe ser segura por lo que tampoco debes consumir medicamentos o cremas si has decidido darle el pecho al bebé. Podría ser perjudicial para la criatura.

Si el acné que estás sufriendo es leve o moderado, se recomienda esperar a que termine el embarazo y la época de lactancia del bebé para iniciar un tratamiento. En los casos de acné graves el médico puede recomendarte otros métodos alternativos algo más naturales como los métodos caseros anti acné o algunos más sofisticados como por ejemplo el tratamiento láser contra el acné.

Lo que nunca debes olvidar es que existen algunas cosas que puedes hacer para intentar disminuir la cantidad de acné o para prevenir su aparición. Limpiar las partes afectadas sin frotar para no irritarlas, hacer ejercicio y no tocar las pústulas y puntos negros son algunas de nuestras recomendaciones.