Acné en Adultos

A pesar de la creencia común de que el acné es un problema de personas en la pubertad, el hecho es que uno de cada 20 adultos sufre de esta condición. El acné del adulto, aunque más raro que el acné juvenil, es resultado de muchos de los factores que desencadenan también el juvenil. La diferencia es que estas causas no desaparecen a los pocos años, cuando termina la pubertad. En su lugar, se convierten en una preocupación constante y con frecuencia en un círculo vicioso que provoca más y más acné. Lidiar con el acné de adulto, especialmente el más grave, puede ser una prueba muy dura, pero una vez que se trata no debería haber problemas.


Acné en Adultos

Causas del acné de adulto

El acné en adultos se debe a las mismas causas básicas que todos los otros tipos de acné. La aparición del acné es el resultado de un exceso de sebo y células muertas en los poros de la piel. Sin embargo, las causas externas pueden ser distintas. En los adultos, los brotes de acné a menudo se producen debido a un cambio en la dieta, el estrés, medicamentos o cosméticos. Cuando aparece el acné suele ser debido a un cambio repentino, comprueba lo que ha cambiado antes de acudir al tratamiento de la piel con algún cosmético milagroso. Si descubres que el cambio es la causa del acné, puedes eliminarlo volviendo a tu rutina anterior. Si el problema continua, y los factores son dignos de consideración, podría reducir significativamente la gravedad del problema del acné consultado con un médico. En el caso de un cambio irreversible en el estilo de vida y la aparición de brotes de acné, busque un tratamiento contra el acné que pueda ayudarte a largo plazo, no te quedes con soluciones temporales. A diferencia de acné adolescente, el acné adulto aparecerá para quedarse a menos que utilices un tratamiento que lo elimine de manera permanente. Por supuesto, para el acné severo debes ponerte en contacto con un dermatólogo.

Cuidado de la piel para el acné de adulto

El cuidado del acné de adulto puede implicar el seguimiento de un tratamiento, pero hay algunas cosas bastante sencillas que puedes hacer para empezar a tratar tu piel antes de gastarte un dineral en tratamientos de la piel.

Escoja un limpiador suave para lavar la cara y las zonas afectadas dos veces al día. No frotes la piel, ya que esto puede irritarla y eso se traduce en una mayor inflamación del acné. Cambia tu dieta en pequeñas cosas. Aunque no hay alimentos que causen acné de forma independiente, si sigues una dieta alta en grasas, azúcares y aceites es más probable que tengas mayores problemas. Por último, utiliza una crema hidratante. Usar una crema hidratante ayuda a la piel a mantenerse saludable y reduce la probabilidad de la inflamación y el acné. Si te esmeras en un buen cuidado de la piel, incluso podrías resolver tus problemas de acné y contribuir a su salud en general.